Heridas y sombras

La carne es el fundamento de la salvación.

Tertuliano, De resurrectione, VIII, 2